dimarts, 8 de setembre de 2009

Sedúceme.

Sedúceme a tu manera, a tu gusto, sedúceme sólo a mi. Con tu olor, con tus manos, necesito seducción. Sedúceme al hablar, con tu inteligencia, con tu picardía, hazme temblar, quiero que me hagas olvidar la dignidad cuando estemos empapados de sudor y tengamos que decir ‘’no puedo más’’. Enséñame risueñamente el cómo perderme en tu calor. Después hazme saborear el sufrir, el morirme de ganas cuando tú me seduzcas y tú no te tienes por mí ni por mi amor. Sé difícil, sé imposible, quiero rabiar de impotencia y quiero no tenerte a mi labor. Sedúceme, necesito seducción. Estoy cansada de seducir, quiero que juegues conmigo a que tú no eres mío. Sedúceme a mí, pero no intentes camelar mi corazón, te aconsejo: no se estafa fácilmente, cobra a reembolso y repela la manipulación. Seduce mis sentidos, seduce mi cordura. Si lo consigues te prometo que te daré un poco de yo. Sedúceme, que no saben seducirme y mi labia en el juego está perdiendo su color. Átame a tus cadenas y dame, muy poquito, algún capricho de amor...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Lo que te salga, no te cortes.