diumenge, 15 de novembre de 2009

Ay, papis
no me mostréis esos disgustos,
esos llantos, tan tristes que estáis
que vosotros me queríais de médico
y os he salido amante de la lírica,
que si creo en algo, en estos tiempos 
de revoltijo, creo en el Rock.
Que me queríais calladita y buena hija,
pero yo prefiero la verdad
y soy vieja amiga del alcohol.


Ay papis,
que antes de nacer no hice ninguna de esas promesas,
que mi corazón es vagabundo de corrientes y mareas
que se decanta por la vida misma y rehuye de ironías vuestras...

2 comentaris:

  1. Conversaciones a la hora de la cena.
    "Ay Marta, hija, eres una desobediente!
    -Oh, gracias mamá ^^"

    ResponElimina
  2. El día en que hayamos evolucionado de verdad:
    -Ah, mamá, esto... que soy gay.
    -Vale. ¿Qué quieres para cenar?

    ResponElimina

Lo que te salga, no te cortes.