dilluns, 8 de febrer de 2010

De las nuestras.

Yo soy de ésas que tocan el piano en vez de llorar. Soy de ésas que queriendo o no, clavan en cada tecla una gota que nunca llega a derramarse, hasta que el cuello se contrae y pesa demasiado.
Soy de ésas que aprovechan las fuentes medio vivas que vierten desde dentro, reciclándolas en lírica y otras mentiras con puntazos de verdad entre líneas.
Soy de ésas que escuchan rap por no vomitar mis entrañas. De las que necesitan escuchar rock para que el corazón no se asfixie, porque a veces necesito pegarme a mí misma con música de casa, muy honda, que nadie pueda entendernos y pueda quedarme a solas con ella.
Soy de las que han llegado a amar a Nirvana y sentirse incomprendida porque casi nadie encuentra esa pasión en cada rinconcito de sus canciones medio enterradas. Y si he conocido a alguien que también sienta a Kurt Cobain en carne viva, lo último que hemos hecho es hablar de cómo penetra. No es necesario, porque quien siente a Nirvana, no necesita palabras de otra más. Porque sabe que es de las nuestras.

3 comentaris:

  1. Nirvana fue un aire fresco en el Rock. Magistral aquella acustica version de David Bowie, por parte de Kurt Cobain.
    Un Saludo

    ResponElimina
  2. No quiero hablar de nirvana porque creo k ya hablo bastante de eso.....creo que tu forma de describir todo es....quando lo leo es como si pudiera ver los que escribes...es una forma de expressar sentimientos intensiva i al mismo tiempo amarga i por eso creo k este texto se mereze mas que una casilla con me gusta.

    ResponElimina
  3. Supongo que lo más importante de todo esto, es que hay otra persona que siente. No importa el como, ni el por qué.

    Pregúntale que es lo que le está matando tanto como a ti.

    Kurt no es el protagonista de esta historia.

    ResponElimina

Lo que te salga, no te cortes.